Mi Historia

Habiendo trabajado en el sector de la educación durante 15 años, he visto cómo los jóvenes desperdician multitud de oportunidades debido a la falta de confianza en sí mismos. Y de hecho, entiendo totalmente su comportamiento y el patrón de pensamiento que lo sostiene.

 

Cuando sabes que eres suficiente, tú diriges tu vida, eliges y decides quién merece tu lealtad como pareja, qué trabajo merece tu talento, qué jefe merece tu integridad, qué amigos merecen tu apoyo. Porque cada decisión que tomas, te confirma, tanto a ti como a a todos a tu alrededor, lo mucho que te respetas y te aprecias.

De niña, mi baja autoestima y falta de confianza se manifestaron en aumento de peso. Conocí el mundo de las dietas hipocalóricas a los 9 años y, a lo largo de mi adolescencia y vida adulta, he batallado constantemente con mi peso. Siempre soñaba con el día en que pudiera presentarme a los demás con un cuerpo delgado y pensaba que, sólo entonces, mi vida sería como yo quería que fuera. Jamás pensé que mi 'yo' adolescente pudiera estar tan equivocado.

 

Esa gran mentira que me creí a pies juntillas minó mis metas, anuló mi autoestima y explicó mis fracasos a pesar de ser consciente de mi potencial. La verdad era que mi fracaso dependía de lo que yo creía que los demás opinaban de mí, pero mi éxito única y exclusivamente dependía de lo que yo opinaba de mí misma.

 

Sólo cuando piensas y tienes la absoluta certeza de saber que eres suficiente y de creer en ti, entonces eres libre de juicios, imposiciones y abusos; entonces ya nunca más necesitarás atiborrarte de comida hasta que no puedes levantarte del asiento, ni comprar compulsivamente cosas inútiles que nunca usarás, ni ocultar el dolor tras el alcohol, ni seguir aceptando el maltrato y la humillación… y la lista de situaciones y circunstancias que puedes superar es interminable.


La Terapia de Transformación Rápida me permitió comprender las creencias obsoletas de mi infancia que me hacían sentir que no era suficiente, transformó mi esclavitud a la opinión de otros en ganas de definir y alcanzar mis metas, no las de nadie más, recuperando con absoluta seguridad el lugar que debía darme a mí misma tanto personal como profesionalmente.

 

Ahora soy libre. Ahora sé, verdaderamente, con inquebrantable certeza, que soy suficiente tal y como soy. Una persona sana que aprecia alguna que otra delicia de azúcar de vez en cuando, una profesional exitosa y apasionada en ayudar a otros a derribar sus obstáculos y alcanzar sus objetivos, una mujer segura de sí misma y que se siente apoyada por las personas que le rodean.

 

Ahora, tú tienes la oportunidad de mejorar tu vida y darte esa oportunidad. Tú eliges.

*Ningún resultado es garantizado. Todo testimonio es sólo de referencia y tu experiencia personal puede diferir de los resultados mostrados.

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Instagram

© 2018 by Lorena Gonzalez