• Lorena Gonzalez

3 Consejos para Principiantes en una Dieta Vegana



El veganismo sin duda ha ganado terreno en los últimos años por sus múltiples beneficios y recientemente por la película Game Changers. Si bien la idea suena genial, es importante que sepas por qué y cómo hacerte vegano. Las 3 razones principales por las que uno se hace vegano son:


  1. la crueldad animal,

  2. la sostenibilidad medioambiental,

  3. los beneficios para la salud, e.g. la pérdida de peso, la reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares, la mejora de la diabetes, etc.


Algunas personas piensan que hacerse vegano consiste en simplemente eliminar la carne, ¡pero es mucho más que eso! Volverse 100% vegano significa eliminar todos los productos e ingredientes animales: carne, huevos ( incl. mayonesa), leche (incl. yogurt, helado, queso, suero de leche, etc.) o miel, por ejemplo.


Pero en realidad se refiere a cualquier cosa de origen animal. Por ejemplo, la ropa (cuero o lana), accesorios (perlas, bolsos, zapatos de cuero) o muebles (sofá de cuero, pianos de teclas de marfil). Así como los ingredientes incluidos en los productos de higiene y aseo personal o los filtros utilizados en la elaboración de bebidas alcohólicas.


Y sin olvidar espectáculos (corridas de toros, carreras de caballos, circos, zoológicos, etc.) y tests realizados con animales.


Cuando entiendes este concepto en su totalidad, puede resultar abrumador y, por supuesto, también tienes la opción de añadirle la opción de ser orgánico, de cero desechos, libre de toxinas o de comercio justo y, no hace falta decir, apoyar las campañas de defensa de los animales y del medio ambiente.


Así que pongamos de lado el concepto del veganismo por un momento y centrémonos en lo que todos tenemos que hacer para sobrevivir: ¡comer! Incluso tratándose de la alimentación, prefiero llamarlo seguir una dieta basada en vegetales enteros en lugar de vegana.


¿Por qué?


Pues porque, a pesar de la indiscutible realidad de la crueldad animal y el impacto medioambiental, la verdad es que la dieta humana natural es una dieta basada en alimentos vegetales, así como la dieta natural del hipopótamo es el pasto y la del tigre es la carne. Continúa leyendo para saber más.



1. Descubre tu por qué - edúcate


Antes de empezar algo nuevo, debes saber por qué lo haces. Si conoces los beneficios que obtendrás siguiendo una dieta de base vegetal, esos beneficios se convertirán en tu mayor motivación a lo largo del trayecto, hasta que un día ya no será lo que haces sino lo que eres.


Hay mucha información educativa sobre los beneficios de seguir una dieta de origen vegetal que cubre los 3 porqués principales mencionados anteriormente.


Aquí tienes una selección de algunos videos contundentes, gráficos e impactantes donde puedes descubrir de dónde vino ese pollo, carne o pescado y cómo llegaron a tu supermercado:



Más enfocado en el impacto medioambiental de las prácticas agrícolas y cómo afecta a la sostenibilidad del planeta y la vida en la tierra, incluyendo la vida humana, puedes ver esta selección:



Y si tu razón para hacerte vegano se basa en tu salud, puedes seguir a reconocidos médicos como el Dr. John McDougall, el Dr. Caldwell B. Esselstyn o el Dr. T. Colin Campbell (The China Study), entre otros, que abogan por una dieta de origen vegetal y tienen la evidencia científica para respaldarla.


Todos ellos son americanos y puedes encontrar en la web más información sobre sus estudios y sus publicaciones en español, así como vídeos subtitulados en YouTube.


A continuación te comparto algunos de los muchos videos que puedes encontrar sobre la dieta de origen vegetal:



Yo los he visto todos y muchos otros que, si no te motivan lo suficiente como para apostar por la dieta de origen vegetal, estoy segura de que al menos te harán reflexionar sobre lo que realmente te estás metiendo en la boca y hacer un par de cambios aquí y allá.



2. Saber cómo


Ahora bien, si tu dieta consiste principalmente de alimentos procesados y/o productos animales, puedes notar algunos efectos incómodos durante unos días al pasar a una dieta de base vegetal mientras las bacterias de tu intestino se adaptan. Además, en mi opinión, cambiar los alimentos procesados por sus alternativas veganas es igualmente perjudicial para la salud. La comida procesada no es comida sana, ya sea vegana o no.


Si eres un vegano procesado que vive a base de Oreos, tallarines para microondas y queso vegano, puedes llevar un estilo de vida mucho más saludable comiendo pollo orgánico criado al aire libre y pescado salvaje.


Y todas esas alternativas veganas e innecesarias del supermercado que crees que necesitas, como el queso, la mayonesa o las salchichas veganas, son lo que hace que el bolsillo te duela cuando eres un principiante.


Para hacer la transición, olvídate de la palabra "vegano" y usa en su lugar "de origen vegetal". Por ejemplo, frijoles negros mexicanos con batata, curry de garbanzos indio con arroz o guiso de lentejas españolas con patatas asadas. ¡Eso sí que es una cesta de la compra barata!


Puedes empezar a introducir alimentos de origen vegetal en tu dieta de forma gradual o de una sola vez desde el principio. Si los alimentos enteros ricos en fibra ya forman parte de tu dieta, puedes hacer el cambio como prefieras.


Pero si la fibra brilla por su ausencia, entonces te recomiendo que añadas alimentos de origen vegetal gradualmente. Podrías empezar desayunando gachas de avena con nueces, frutas y leche de origen vegetal en la primera semana, luego añadir legumbres en el almuerzo 3-4 días en la segunda semana, y en la tercera semana añadir platos de arroz o pasta con verduras otras 3-4 veces a la semana. Después, incrementa sistemáticamente las comidas de origen vegetal hasta abarcar toda la semana.


De esta manera, te resultará más fácil seguir el proceso completo y tendrás tiempo para consumir los alimentos que ya tienes en la nevera/congelador.


Así que define tu propio ritmo y determina tus propios pasos. Para facilitarte la tarea, puedes imprimir la pirámide de alimentación vegana.


Aparte de su valor nutritivo y económico, lo fantástico de las legumbres es que puedes cocinarlas en grandes cantidades y congelarlas para tener siempre a mano una comida que te ahorrará horas en la cocina.


Y por supuesto, siempre puedes probar primero un desafío vegano de 7 días y averiguar si la dieta de origen vegetal es para ti.



3. Mantén el equilibrio


Creo que la regla 80-20 se puede aplicar a todo y es mejor seguir una dieta de base vegetal el 80% del tiempo que no seguirla en absoluto.


Esto significa que, para empezar con buen pie, primero cambias las comidas principales. Luego, una vez te hayas habituado, le prestas atención a otras como la mayonesa y los ingredientes ocultos en los productos procesados.


Y en mi opinión, no pasa nada si al principio dependes más de algunos alimentos veganos procesados o sustitutos si estás demasiado ocupado para cocinar, si echas de menos algunas de las cosas a las que te has acostumbrado a comer o si disfrutas de una comida para llevar los fines de semana.


Lo importante es empezar y probar qué es lo que mejor va con tu estilo de vida.


¿Por qué?


Pues porque esto no es una carrera, es un cambio de estilo de vida. Si fuera una carrera, todos llegaríamos los últimos. El veganismo ha sido fomentado y seguido desde el 800 a.C. por razones puramente éticas. La conclusión es que no somos leones, sin más opción que matar a sus presas para sobrevivir y evitar la muerte por inanición. Somos omnívoros y podemos elegir entre comer alimentos animales o vegetales.



Conclusión


En la época de los mamuts, cuando el planeta estaba orgánicamente poblado de abundante vida salvaje y pocos humanos, había suficiente carne para que pudiéramos comer y sobrevivir en ambientes extremos donde las plantas no podían crecer. Incluso entonces, el consumo de carne era algo poco frecuente para los habitantes de las tierras fértiles porque se arriesgaban a morir durante la cacería.


Pero hoy en día el mundo está sobrepoblado, no tenemos que cazar y matar nuestra comida, y la enorme demanda de carne está destruyendo nuestro medio ambiente. Con la muerte de nuestro medio ambiente también viene la muerte de nosotros, a menos que podamos mudarnos a Marte y ¡repetir los mismos errores allí! El veganismo se está convirtiendo en una necesidad más que en un principio ético.


Así que el simple hecho de dejar la carne de lado y sólo comer un corte de pavo ó lechazo en Navidad y Semana Santa es un paso en la dirección correcta, siguiendo la regla 80-20 y aprovechando tu estatus omnívoro en la cadena de depredadores naturales.


Y para aquellos que decidan ir de lleno con la dieta de base vegetal, ¡enhorabuena! Os sentiréis mucho mejor física y mentalmente, sabiendo que vuestro estilo de vida está ayudando a vuestra salud y a la del planeta.


Si quieres descubrir qué emoción maneja tu ansia de comer,

haz mi Type of Eater Quiz (en inglés)

y recibe consejos en base a tus resultados.



*Results cannot be guaranteed, moreover, results from individual testimonials are for reference only and your own personal experience may differ to those shown.

  • Facebook
  • Instagram
  • Pinterest

© 2020 by Lorena Gonzalez