• Lorena Gonzalez

5 Datos sobre el Alcohol y Bajar de Peso


A la hora de adelgazar, todos sabemos que se logra creando un déficit calórico. Es decir, que las calorías que ingieres sean menos que las calorías que tu cuerpo utiliza.


Las empresas de artículos dietéticos siempre han sabido indicarte qué debes comer y hacer que compres sus productos. Pero nunca he visto una gama 'dietética' en el pasillo de las bebidas alcohólicas del supermercado, ¿y tú?


Sí, es posible que tengan bebidas sin o bajas en alcohol, pero eso no significa que estén libres de calorías.

Lo más probable es que estas versiones sin alcohol estén cargadas de azúcar, aditivos y conservantes.


Para bajar de peso, lo más probable es que sólo pienses en la comida que consumes. Pero, si bebes alcohol habitualmente y ves pocos o ningún resultado, reducir el consumo de alcohol, o prescindir de él por completo, ¡tendrá el mayor impacto en tu línea!


Además de la cantidad que bebes, también debes tener en cuenta la frecuencia con la que bebes y lo que comes cuando bebes, ya que todos estos factores influyen sobre tu peso. Ni te imaginas cómo esos chupitos de los viernes se acumulan en la cintura. Así que aquí tienes 5 razones para reconsiderar tu consumo de alcohol.


1.- Contenido calórico


La principal razón por la que el alcohol afecta a tu peso es simplemente porque tiene una enorme cantidad de calorías concentradas en una pequeña cantidad de líquido. De hecho, 2 chupitos dobles de vodka (igual a 100 ml o 94 g) contienen 216 calorías, mientras que 100 gramos de arroz cocido contienen 130.


En la siguiente tabla he reunido algunas rondas comunes de pubs para compararlas con un par de alimentos comunes.

No sé tú, pero yo, en lugar de gastar 870 calorías en 2 sidras y 2 Sambucas, preferiría usarlas para comer un arroz tres delicias y un Cornetto.


2.- Calorías vacías

Además del alto contenido calórico, aún peor es que las calorías del alcohol son calorías vacías. Esto significa que estás consumiendo calorías sin recibir ningún tipo de nutrición de ellas.


Estas calorías vacías, tu hígado las transforma en grasa que luego se distribuye por tu sangre, órganos y es añadido a la grasa que ya tienes en tu cuerpo.


También resulta que las calorías del alcohol tardan más tiempo en quemarse. Básicamente, el alcohol consumido se descompone en acetatos, los cuales el cuerpo tarda más tiempo en metabolizar en comparación con otras moléculas.


3.- Sensación de hambre


Otra razón por la que el consumo de alcohol es perjudicial para tu línea es que beber puede disminuir tus inhibiciones y alterar las sensaciones que percibes, llevándote a consumir grandes cantidades de comida sin pensarlo dos veces.


Cuando estás sobrio, puedes darte cuenta de cuando te sientes lleno y dejar de comer. Pero cuando has tomado demasiado, tu percepción de lo que sucede a tu alrededor, y también la percepción de tu propio cuerpo, se distorsionan. Por lo tanto, terminas comiendo incluso cuando no tienes mucha hambre porque no reconoces si tu estómago de verdad te está pidiendo comida o no.

El alcohol en realidad causa deshidratación y, aunque pienses que tienes hambre, podría ser que tu cuerpo te esté pidiendo agua, no comida.


Si quieres descubrir qué emoción maneja tu ansia de comer,

haz mi Type of Eater Quiz (en inglés)

y recibe consejos en base a tus resultados.


4.- Ganas de carbohidratos basura


Ahora, seamos honestos, por favor. ¿Qué te fuiste a comer al salir del bar? A ver, ¿quién no se ha ido de fiesta y después de una noche de copas no ha ido a por un kebab o una pizza?


Resulta que beber estimula el apetito al agotar el almacenamiento de carbohidratos, lo que hace que tu cuerpo tenga antojo de comida como pizza, hamburguesas, tacos, etc. Como si las calorías vacías del alcohol no fueran suficientes, ahora tienes que hacerles compañía con más comida basura alta en calorías.


5.- Metabolismo más lento


Hacer ejercicio puede que sea la última cosa que se te pase por la cabeza en un día normal pero, déjame decirte, ¡es una misión imposible después de una noche de juerga! Si te pasas la noche de copa en copa, lo más probable es que al día siguiente no tengas energía, y mucho menos que hagas ejercicio. Te pasarás el día pegado a la cama.


Puede que no lo sepas pero, aparte de no estar de humor para quemar el exceso de calorías innecesarias que el alcohol te proporcionó, tu cuerpo ahora se centra menos en quemar grasa y más en descomponer el alcohol que bebes, el cual tu cuerpo está convirtiendo en más grasa.


Además, la bebida reduce los niveles de testosterona, una hormona que ayuda a formar masa muscular.


Y ya sabemos que a mayor masa muscular, mayor número de calorías que se queman incluso en reposo.



Conclusión


Hay varias razones por las que uno puede decidir consumir alcohol. Puede que bebas socialmente, que te guste el sabor o que hayas adquirido el hábito de relajarte con una copa en la mano. El alcohol, si se toma con moderación, no es necesariamente perjudicial para una persona sana.


Pero cuando se consume en grandes cantidades, puede afectar tu salud y tu peso. Cuando tomes alcohol, recuerda que podrías disfrutar de una comida decente por las mismas calorías vacías de un par de pintas y un par de tragos.


Las calorías vacías del alcohol te darán hambre y querrás comer después. Y es más probable que comas en exceso porque no percibes lo lleno que está tu estómago. Y para colmo, al alcohol ralentiza tu metabolismo.


Haz mi Type of Eater Quiz

y recibe consejos en base a tus resultados.


El alcohol es definitivamente una gran parte de nuestra sociedad, y aunque no quieras ni necesites eliminarlo por completo, son tus hábitos diarios los que cuentan. Una vez que consideres los pros y los contras y cómo afecta a tus esfuerzos de perder peso, podrás tomar mejores decisiones.



*Results cannot be guaranteed, moreover, results from individual testimonials are for reference only and your own personal experience may differ to those shown.

  • Facebook
  • Instagram
  • Pinterest

© 2020 by Lorena Gonzalez