• Lorena Gonzalez

Lo que NO te Cuentan Sobre la Obesidad

Updated: Feb 16



Tras días considerando el tema de mi próximo blog, algo sucedió. El día anterior a mi cumpleaños, recibí una llamada para avisarme que mi primo había fallecido debido a complicaciones postoperatorias tras una exitosa intervención de cirugía bariátrica. Así que como la pérdida de peso es un problema para muchas personas, que yo misma he experimentado y en su memoria, hablemos de la adicción a la comida.


Hambre sin fondo

La obesidad es un problema mucho más grave que la pérdida de peso de la mayoría de la gente, aunque comparten el mismo denominador común.


La persona con sobrepeso puede pasar toda una vida como yoyó, entre dietas y gimnasios, perdiendo y ganando peso, como hice yo.


Una persona con obesidad severa tiene un hambre constante sin fondo que aumenta con el tiempo, lo que resulta en un aumento de peso constante hasta el punto de llegar a condiciones graves que ponen en peligro su vida e incluso perder toda movilidad física.




¿Qué te come por dentro?

La causa suele ser comer emocionalmente. La comida alivia temporalmente los sentimientos negativos y los mantiene fuera de la mente durante ese corto período de tiempo, mientras que la comida te llena de una sensación de bienestar. Después de comer, la satisfacción se convierte en culpa y vergüenza y el ciclo vicioso se inicia de nuevo.


Entonces, ¿qué emoción debe ser tan desesperadamente reprimida o complacida, qué dolor debe ser tan profundamente enterrado que en realidad ha sido cebado y convertido en un monstruo tan grande que te está comiendo por dentro? Ese es, el problema de fondo no es lo que estás comiendo, sino lo que te está comiendo.

Además, lo que te está comiendo no es un malestar o una dificultad que experimentaste ayer, la semana pasada o el mes pasado, sino lo que te sucedió de niño y que llevas cargando 25 o 50 años.


Puede que en tu niñez observaras en tu familia una incorrecta relación con la comida, la cual honraste como adulto, pero ¿qué fue exactamente lo que hizo que tu hambre llegará al límite del infinito y más allá?


Descubre qué emoción te impulsa a comer de más,

haz el Quiz Type of Eater (en inglés).



La cirugía no opera las emociones

La solución a la obesidad no está sólo en reducir el tamaño de tu estómago y sanear los malos hábitos alimenticios de toda una vida, sino también sanar tu relación con la comida y contigo mismo.


La razón por la cual la cirugía bariátrica por sí sola no garantiza la pérdida de peso es que, a pesar de darte un estómago más pequeño, las necesidades emocionales del niño que fuiste aún no están siendo satisfechas.


Puedes tener un estómago del tamaño de un huevo y aun así desear un buffet al completo, que comerás de bocadito en bocadito, hasta satisfacer tus emociones, arriesgando tu propia salud y saludando a la muerte.




De bebé feliz a adicto insaciable

De bebés y en el útero materno, todos comíamos cuando teníamos hambre, dejábamos de comer cuando teníamos suficiente y nos sentíamos queridos todo el tiempo, sentíamos una conexión, importancia, seguridad y protección constante. Incluso en nuestra temprana infancia dejábamos la comida para irnos a jugar sin pensarlo dos veces.


¿A dónde se fue esa perfecta e innata relación con la comida que todos tenemos? Al crecer, uno o más de esos sentimientos necesarios y placenteros desaparecieron y la comida los sustituyó. Y cuanto más falta te hace sentir esas emociones de bienestar, más comes, más deseas comer y más necesitas comer. No lo puedes evitar, la comida se convierte en tu droga.


Te vuelves adicto a los productos químicos en la comida chatarra, las bebidas gaseosas, el azúcar y los carbohidratos refinados que hacen que el cuerpo libere dopamina, una hormona de la felicidad que te hace sentir bien como las drogas, y con el tiempo necesitas más para obtener el mismo efecto.


Para dejar de alimentar la adicción, debes eliminar estos alimentos y resolver el problema emocional que lo sustenta para así dejar de recurrir a la comida.


La comprensión es tu poder

Es crucial darse cuenta de qué emociones están insatisfechas porque, una vez que las comprendes, tienes el poder de cambiarlas. La obesidad es simplemente la manifestación física del problema emocional real que cubre, tapa y ahoga.


A menudo, su rol, función y propósito son protegerte contra el rechazo, una atención sexual inadecuada o para justificar fallas. Cuando sacas a la luz la causa de la pesada carga que has estado llevando y soportando, puedes desbaratar el poder que tiene sobre ti, volver a tu peso perfecto y mantenerlo.


Descubre qué tipo de comedor eres haciendo el

Quiz Type of Eater (en inglés).



12 views

*Results cannot be guaranteed, moreover, results from individual testimonials are for reference only and your own personal experience may differ to those shown.

  • Facebook
  • Instagram
  • Pinterest

© 2020 by Lorena Gonzalez