• Lorena Gonzalez

No Necesitas Hacer Ejercicios para Perder Peso




Hay un concepto erróneo de que el ejercicio garantiza la pérdida de peso. La pérdida de peso es una ecuación de las calorías que se consumen y las que se gastan. Si no se reducen las calorías que entran, hay que aumentar las que salen. Y la forma de hacerlo es haciendo ejercicio. Es fácil, ¿verdad?


Hacer ejercicio para reducir calorías es una estrategia muy mala porque cuesta mucho trabajo quemar suficientes calorías para compensar el exceso de calorías consumidas. Un hombre de 76 kg necesita correr durante 30 minutos para quemar sólo 300 calorías, el equivalente a una magdalena. Es muy fácil calcular mal cuántas calorías se queman y cuántas se comen.


La Asociación Dietética Americana confirma que es casi imposible que las personas con sobrepeso alcancen el déficit energético necesario de 500 a 1.000 calorías diarias sólo con el ejercicio, sin controlar y reducir lo que comen.


Tendemos a hacer ejercicio para comer. Lo que deberíamos hacer es comer para hacer ejercicio. Vemos la alimentación como recompensa en lugar de combustible para que nuestro cuerpo y cerebro funcionen correctamente.


Si siguiéramos una dieta saludable para nutrir nuestro cuerpo y disfrutáramos de un ejercicio entretenido para mantener nuestros músculos funcionales, entonces un trozo de pastel o un helado no tendría impacto en nuestra línea.


Si quieres descubrir qué emoción maneja tu ansia de comer,

haz mi Type of Eater Quiz (en inglés)

y recibe consejos en base a tus resultados.


Ahora bien, si bajas de peso sólo con dieta, perderás tanto grasa como masa muscular. Y aquí es donde el ejercicio entra en juego. Perder peso con dieta y ejercicio te da lo mejor de ambos mundos, perder grasa mientras mantienes y desarrollas los músculos. ¿Y por qué querrías hacer esto? Bueno, porque al tener más músculo tu cuerpo quema más calorías y te permitirá superar los estancamientos.


Entonces, ¿cómo se aumenta la masa muscular? Atrás quedaron los días de sudorosos ejercicios aeróbicos de 1 hora o sesiones de carrera y aquí viene el HIIT (High-Intensity Interval Training) de 8 minutos. Suena bien, ¿verdad? Bueno, en esos 8 minutos haces ejercicios dando todo lo que tienes durante unos segundos y luego descansas antes de repetir la secuencia.


Y cuando digo que lo das todo, realmente quiero decir que vas a por ello con todas tus fuerzas.


Lo bueno del HIIT es que quema grasa y construye músculo al mismo tiempo, y no necesitas equipo de gimnasio, tu propio peso corporal es suficiente para empezar. Pero ¿es el tipo de ejercicio adecuado para ti? Bueno, tienes que elegir algo que te guste para poder seguir con ello. Si ves el HIIT como un ejercicio arduo y una clase de Zumba de una hora o una carrera te satisface más y te da esa sensación de logro, entonces eso es lo que debes hacer, ya que es sostenible para ti.

Muchas personas encuentran en su jornada una hora o más para ir al gimnasio, hacer ejercicio y ducharse después, pero se quejan de que no hay tiempo para cocinar o preparar comidas saludables. Si pasaran menos tiempo en el gimnasio y más tiempo cambiando su dieta en la cocina, lo más probable es que verían resultados mucho mejores.


Además, piensa que algunas personas necesitan relacionarse con otra gente que está viviendo el mismo proceso que ellas y encuentran apoyo en una sesión de ejercicio en grupo en lugar de hacer ejercicio solas.


Pero ten en cuenta que muchos grupos de pérdida de peso y ejercicio tienen como objetivo vender sus propios productos y obtener beneficios.


Y aunque los gimnasios, las organizaciones para la pérdida de peso y sus productos pueden ayudarte a perder peso, ninguno de ellos abordará nunca la causa de tu problema de peso. Sigues siendo la misma persona, sigues teniendo tu bagaje emocional, y ningún ejercicio, dieta o cirugía va a abordar y cambiar tu relación con la comida, tus emociones, tu sensación de inseguridad, tu ansiedad o lo que sea con lo que estás lidiando.


Entonces, ¿qué sucede una vez que dejas el grupo de ejercicio o de pérdida de peso? Bueno, empiezas a volver a tus viejas costumbres y vuelves a ganar peso, y más, como el 95% de las personas que hacen dieta. Has alcanzado tu peso objetivo pero no has adoptado un estilo de vida que puedas mantener porque no has abordado los problemas que te llevaron a comer en exceso en primer lugar.


El doctor Shawn M. Talbott, bioquímico nutricional y ex-director de la Clínica de Nutrición de la Universidad de Utah dice: "Como regla general, la pérdida de peso es generalmente de un 75% dieta y un 25% ejercicio. Un análisis de más de 700 estudios de adelgazamiento demostró que las personas ven mayores resultados a corto plazo cuando comen de forma inteligente. De promedio, las personas que hicieron dieta sin ejercicio durante 15 semanas perdieron 10.5 Kg; los que hicieron ejercicio sólo perdieron 2.7 Kg en 21 semanas.


Es mucho más fácil reducir las calorías que quemarlas. Si comes una quesadilla de carne de comida preparada, que puede contener más de 500 calorías, tienes que correr más de ocho kilómetros para 'deshacerla'".


La evidencia es ahora clara: el ejercicio es excelente para la salud, pero no es tan importante para bajar de peso. Así que no esperes lograr una gran pérdida de peso sólo con la actividad física. Aunque tanto la dieta como el ejercicio son importantes para bajar de peso a largo plazo, recuerda esto: no puedes vencer con el ejercicio a una dieta que está desequilibrada. En realidad, es tu dieta la que conduce a una pérdida de peso sostenida.


Y, por supuesto, esto no quiere decir que el ejercicio no juegue ningún papel. Además de la pérdida de peso, la gente no debería olvidar que el ejercicio puede tener otras ventajas impresionantes para la salud, como mejorar la calidad del sueño, reducir el colesterol y disminuir el nivel de estrés.


Muchos estudios y análisis detallan cómo la actividad física puede mejorar los resultados en los trastornos musculoesqueléticos, las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, las enfermedades pulmonares, las enfermedades neurológicas y la depresión. Pero ese enorme beneficio no parece ser aplicable a la pérdida de peso. Los datos simplemente no lo apoyan.


Si quieres descubrir qué tipo de comensal eres,

haz mi Type of Eater Quiz (en inglés)

y recibe consejos en base a tus resultados.


*Results cannot be guaranteed, moreover, results from individual testimonials are for reference only and your own personal experience may differ to those shown.

  • Facebook
  • Instagram
  • Pinterest

© 2020 by Lorena Gonzalez