• Lorena Gonzalez

Top 3 Razones por las que las Dietas NO Funcionan



La mayoría de nosotras hemos estado a dieta en algún momento de nuestra vida y el resultado, en la mayoría de los casos, es que terminamos volviendo a recuperar todo el peso. Tal vez has intentado hacer dieta para perder peso una vez y te has dado por vencida, o tal vez te encuentras haciendo la resolución de Año Nuevo o la dieta del bikini año tras año.

Así que mi pregunta es, ¿por qué seguir repitiendo el mismo patrón si, antes de empezar, ya sabes que las dietas no funcionan a la hora de darte la permanente pérdida de peso que tanto deseas?


Cuando nos embarcamos en el viaje de adelgazar, podemos convertirnos en timadores. Así es, tratamos de engañar a nuestro cuerpo con píldoras saciantes, absorbentes de grasa o de carbohidratos, incluso llegamos al extremo de hacernos una cirugía estética. También podemos convertirnos en verdugos, torturando a nuestro cuerpo con hambre, comidas insípidas o entrenamientos extenuantes. Invertimos mucho esfuerzo y sacrificio deseando una solución rápida.


Del mismo modo que no compras 10 kg de grasa para que mágicamente se aparezcan en tu cintura al día siguiente, no ordenas la pérdida de peso en Amazon y la recibes en 24 horas.


Tuve una amiga que intentó perder peso reemplazando 2 comidas al día con una bebida desintoxicante compuesta de té verde y agua de sandía. Pero tan pronto como dejó de hacerlo, volvió a subir de peso porque, cuando se trata de hacer dieta, el cumplimiento a largo plazo es difícil.


Las dietas pueden afectar no sólo tu salud física, sino que también pueden afectar a tu bienestar emocional.



He aquí por qué las dietas no funcionan!


1. Falta de visión


Comienzas con toda la ilusión de empezar tu dieta de Año Nuevo o verano de bikini y con ganas de comprar ese modelito al que le has echado el ojo durante algún tiempo. Has organizado tu plan de alimentación para la semana que viene, has hecho la compra y has llenado los armarios de la cocina, incluso has cocinado algunas comidas por adelantado para tenerlas listas para llevar. Un gran trabajo!


Según pasan los días, los antojos aparecen, estás rodeada de gente que come todo lo que tú no puedes y la tentación está en todas partes. Así que le das un bocado, aquí y allá, a esta cosa y a la otra. Después, el bocadito se convierte en una cena. Y antes de que te des cuenta, ¡lo has estropeado!


¿Qué ha pasado? Tuviste un desliz y te desmoronaste en lugar de perdonarte y volver a subirte al barco. Amazon no cumplió y te regalaste un reembolso completo por toda la privación y angustia emocional que pasaste.


El ingrediente que falta para hacer sostenible tu camino hacia la pérdida de peso es tener siempre en mente tu objetivo. Y no, tu objetivo no quiere decir 55 kg o la talla 38.


Tu objetivo es todo aquello que la pérdida de peso te permitirá lograr, el máximo deseo por el que quieres adelgazar. Y eso puede ser el lindo vestidito que quieres comprar, la fiesta fascinante en la que quieres brillar, el chico maravilloso con el que quieres salir, las vacaciones que quieres disfrutar, el fin de semana con tus hijos en Disney París, etc.


Todos tenemos diferentes razones por las que queremos perder peso y diferentes metas que queremos alcanzar una vez logrado.


Tener una visión clara y poderosa del deseo a cumplir cuando llegues a tu peso ideal, y recordarlo a diario, especialmente durante esos momentos de flaqueza, es la clave para seguir por el buen camino y ajustarte a tu plan de alimentación saludable.




2. Las dietas son restrictivas


Tenemos esta idea errónea de que la pérdida de peso sólo puede lograrse matando de hambre al cuerpo y comiendo lechuga y brócoli. ¡Nada más lejos de la realidad! Nuestro cuerpo requiere nutrientes de todos los grupos alimenticios y deberías seguir obteniéndolos para mantener un cuerpo sano mientras estás a dieta.


Las dietas extremas que prometen resultados espectaculares en poco tiempo necesitan una meticulosa evaluación por tu parte.


Por supuesto, cualquier tipo de dieta que elijas es tu decisión. Pero lo que debes tener en cuenta es si esa dieta representa un estilo de vida que puedes mantener a largo plazo o algo que te aborrecerás en unas semanas. Esa es una de las razones por las que no me gusta la palabra 'dieta', tiene una connotación temporal, mientras que 'estilo de vida' es algo que puedes adoptar de por vida.


He hecho dietas de calorías controladas, la Atkins, la Dukan, bajas en grasa, bajas en carbohidratos, la Paleo, la Keto, lo que sea, ¡las he probado todas! Las dietas no han podido darme una pérdida de peso a largo plazo, pero me han dado la oportunidad de descubrir lo que me gusta comer y qué alimentos quiero en mi vida. En base a esto, he adoptado mi propio estilo de vida saludable para mantener mi peso, que consiste principalmente en arroz, legumbres y avena, ¡los alimentos que más me gustan!


Por supuesto, nadie va a perder peso comiendo pizza, helado y galletas. Pero, ¿sabes qué? Todo el mundo vive con alguna restricción de una forma u otra. Si tienes un trabajo de 9 a 5, no te vas de fiesta todas las noches (a pesar de lo mucho que quieras) porque te aparecerías en el trabajo como un zombi y muy probablemente perderías tu trabajo. Si tienes una pareja, no limpiarías tu cuenta bancaria conjunta y saldrías de viaje alrededor del mundo - ciertamente no apreciarías que te lo hicieran. Si tienes hijos, no te quedarías dormido y les dejarías ir a la escuela sin desayunar y con su disfraz favorito.


Lo que debes considerar aquí es qué tipo de restricción prefieres tener. ¿Prefieres restringir el chocolate, o ser privado de sentirte atractivo? ¿Prefieres excluir el azúcar o negarte la alegría de tener pareja? Cualquiera que sea la visión que tengas de tu futuro sin el peso sobrante, ¿preferirías renunciar a la pizza o renunciar a tu visión?




3. Hambre emocional


Todos comemos para mantener nuestro cuerpo físico. Algunos de nosotros, y el 80% de la población mundial, comemos, y de hecho comemos en exceso, cuando nos sentimos aburridos, tristes, ansiosos, deprimidos, enfadados, etc. ¡Por eso las dietas no funcionan! Las dietas son una solución física externa a un problema emocional mucho más profundo.


Tus emociones te hacen comer en exceso, comer compulsivamente, terminar todo en tu plato, comer como otros comen en vez de comer por ti y por tu cuerpo. Una vez que se resuelve la raíz emocional del problema, comes cuando tienes hambre y paras cuando estás lleno, sabes cuándo comer y cuánto comer.


Si quieres descubrir qué emoción maneja tu ansia de comer,

haz mi Type of Eater Quiz

y recibe consejos en base a tus resultados.


Encontrar la raíz emocional de tu problema de peso es la única manera efectiva de adelgazar y mantener el peso ideal por siempre. Una vez erradicada la causa emocional, tu manera de ver y sentir la comida, y tu relación con la comida, cambiará para siempre.


La pérdida de peso no se manifiesta de la noche a la mañana, es un proceso que requiere tiempo y compromiso.


Sentirse privado y castigar a tu cuerpo es definitivamente la forma incorrecta de lograr una pérdida de peso permanente. Cambiar tus hábitos alimenticios puede ser difícil cuando sólo haces dieta, pero puede ser fácil cuando eliminas la causa emocional de raíz y adelgazas sin esfuerzo.


Cuidar tanto de tu cuerpo como de tu bienestar emocional, de la manera correcta, es realmente importante. Los atajos sólo ponen un estrés insoportable en tu cuerpo y no proporcionan resultados a largo plazo.


Porque quiero darte soluciones a los obstáculos a los que te enfrentas en tu camino para perder peso, por favor, comenta lo que quieres que te responda. En mi próximo artículo hablaré de lo que es una buena dieta.


Haz mi Type of Eater Quiz (en inglés)

y recibe consejos en base a tus resultados.


*Results cannot be guaranteed, moreover, results from individual testimonials are for reference only and your own personal experience may differ to those shown.

  • Facebook
  • Instagram
  • Pinterest

© 2020 by Lorena Gonzalez